hc1

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

 

Hogares Calasanz

Una educación alternativa con los niños de la calle.

Provincia Escolapia de México.

No. 1 marzo-abril de 2001.

“Cuando logramos que, por medio del acompañamiento, por medio del amor, por medio de la educación que este niño se valore como persona y salga adelante, en ese momento deja de ver a la sociedad como enemiga, por el contrario, asume su papel de responsabilidad y pone su mayor esfuerzo en transformar esta realidad porque es consciente de que no quiere que otros sufran lo que él ha sufrido”.

Carlos Martínez Pinales, Sch.P.

Director del Hogar Calasanz, D.F.

 


 
Niños de la Calle. Un reto.

Reyes Muñoz Tónix, Sch.P.

E-mail : : rmtonix@hotmail.com

Quien va a HC y a trabajar con niños de la calle va a aprender a amar, no va a dar. Dan los que quieren dar limosna. Aman los que comparten la vida. No todos podemos estar en un HC, ni mucho menos podemos estar en la calle. Pero todos tenemos la capacidad de amar. Porque en cada uno de nosotros existe la posibilidad de crecer en el otro.

Este tipo de cosas son las que hacen que millones de gentes que van a gritar “cambios” y consignas regresen a casa con la conciencia  de que un cambio comienza en tu escuela y no en multitud.

Para cambiar una sociedad como la nuestra implica amar al que tengo al lado, aceptarlo en sus errores. Perdonar amando significa cambiar las cosas y hacerlas distintas.

¿De qué sirve que alguien se duela por incremento de cifras de niños de la calle si no sabe amar? ¿De qué sirve que les presentemos un panel informativo sobre niños de la calle si saben que volverán a casa y tendrán la cobija bien puesta, la comida  caliente y todo lo demás?

Los sueños no comienzan cuando uno deja su estabilidad sino cuando cada uno de nosotros comienza a soñar que las cosas pueden ser diferentes porque queremos que así lo sean.

 

La forma más eficaz de educar a un niño de la calle es aprovechar lo que tienes y haciéndolo bien. Lo importante es que hagas de tus sueños una posibilidad de vivir.

Yo no tengo más reto que mi sueño ni más sueños que los míos propios.

Vivir en la calle es una realidad que lástima, que duele, pero que no llega al corazón si no tiene cada uno actitudes de cambio en donde se encuentra.

Si sientes o estás llamado a la posibilidad de soñar no te limites.

 

Había una vez un conejo que se puso sus gafas, tomó su mochila

y pensó hacer de su día un día de cambio.

Cuando llegó la madrugada estaba ansioso por partir.

Entonces corrió ansioso al bosque e hizo su día de campo.

Sacó su mantel.

Ya te imaginas al conejo sacando todas sus cosas.

De pronto llega la lluvia. Se le estropea la tarde.

El conejo busca refugio.

Como es una animal pequeño encuentra un pequeño orificio.

En él cabe la mochila, el mantel y los sueños.

Tiende el mantel y de repente se da cuenta que hay hormigas

y las hormigas le hacen correr a un lugar más seguro.

Hasta que un día se da cuenta de que no está solo.

 Los días de campo son felices cuando quieres a alguien.

El sólo, la lluvia, el viento o el campo.

Te saben mejor las cosas cuando llegan las hormigas a la cueva.

Cuando no se está solo.

 

Por eso es posible vivir con niños de la calle. No porque se sea más bueno, más santo o más hombre de carácter. Sino porque se es hombre de sueños.

Quien tiene la capacidad de amar es el único que puede ver al niño de la calle como un igual y no como otro distinto.

Qué cuánto es mucho... no lo preguntes. Todavía sueña

 

La recreación en Hogares educa y propone un mundo mejor.


 

Los Hogares Calasanz de Puebla.

Rosalío Lugo Morales, Sch.P.

escolpue@giga.com.mx

Esta obra la inició el P. Alejandro García Durán Chinchachoma en la ciudad de Puebla. Allá por los años setentas.

Tenemos una población de treinta niños, adolescentes y jóvenes. El menor tiene 6 años y el mayor tiene 17. Están separados por procesos, por edades, por estudios, por ritmos de crecimiento

 

El hogar de los pequeños es de 6  años a 10. Atendemos un total de 13 niños de  

estas edades. Todos están estudiando en la Escuela Calasanz de Granjas San Isidro.

 

El de los medianos es para los de 10 a 14 años. 10 niños. También en la primaria. En el de los grandes hay siete jóvenes.

Nuestros principales retos son tres:

  • 1. Queremos llegar a los más pequeños y a los más pobres ofreciéndoles una alternativa válida para su futuro.

  • 2. Formar equipo con todas las personas interesadas en la niñez y la juventud desamparada desde un carisma institucional como es el nuestro de la educación en la piedad y las letras. Y estamos pensando con este segundo objetivo en los laicos.

  • 3. Sistematizar nuestra práctica educativa con el niño callejero, iniciada por el P. Alejandro García Durán reviviendo el carisma de San José de Calasanz  para aplicarlo a las necesidades de nuestro tiempo.

 

Queremos revivir el carisma calasancio. Es hermoso hablar de San José de Calasanz cuando él cambió totalmente su vida desde Dios. Porque como ustedes saben, fue a Roma buscando una canonjía y se encontró con niños pobres. Buscó quién los educara, quién les ayudara. Las puertas se le cerraron. Cambió sus vestiduras de seda por el trabajo con los niños. Tenemos el reto de actualizar la pasión que sintió Calasanz por los niños pobres.

¿Cómo estamos organizados?

Nuestra asociación civil está formada por el P. Sergio Fernando Hernández ( nuestro provincial), por el P. Margalef (coordinador de los HC) y otros colaboradores.

Tenemos un grupo operativo formado por matrimonios jóvenes que se encargan del mantenimiento de las casa, de la alimentación de los niños y de la administración para que nosotros, los escolapios, podamos dedicarnos a lo nuestro que es la educación esmerada de los niños más pobres.

Nuestras  áreas de trabajo son: Alimentación, mantenimiento, capacitación de tíos, administración y psicología.

Tenemos reuniones cada quince días con los laicos interesados para evaluar e impulsar esta obra. También cada hogar tiene su día y su hora señalada para su reunión familiar. Es muy importante. Cada hogar se reúne con su tío responsable y con un servidor para ver qué dificultades se van presentando, para dialogar y convivir.

Tenemos formación permanente de todos los colaboradores los viernes por la tarde. Un trabajo dinámico. Tenemos muchos proyectos, queremos seguir creciendo en orden. Queremos seguir sirviendo mejor a estos niños.

Y también les digo que yo tengo mucho contacto con los niños. Estoy al cien por ciento en el contracto con cada uno de ellos. Pienso que es una de las cosas más importantes de los HC. Quizá la mejor herencia que nos dejó Chinchachoma fue la atención personalizada para cada uno de ellos. Él era celoso de esto y conocía a cada uno por su nombre.

Esta obra parte del amor. No se puede entender de otra manera. Y del amor de Dios. Este amor que quizá muchas veces cantamos por ahí  pero que solamente nos hacemos ilusiones porque si no llegamos a los más pobres y a los más desamparados,  con todo respeto, humildad, cariño y decisión para transformar situaciones injustas, queridos hermanos, estamos haciendo el ridículo.

Por eso es muy importante que quien sueñe que su vida puede ser enfocada a los niños callejeros debe, en primer lugar, como diría el libro del Éxodo, descalzarse porque va a pisar tierras santas.

Lo que pretendemos en los HC es ofrecer una alternativa válida para la vida del niño y del joven que Dios ha puesto en nuestro camino.

Los HC significan vida, luchas, dificultades, experiencias, sufrimientos, pero también satisfacciones y muchas alegrías porque ellos nos permiten acompañarles en su caminar.

Para quienes trabajamos en HC los niños significan una oportunidad. Es una rica experiencia que nos hace ver nuestros defectos y nuestra carencias. Somos afortunados. Estamos conscientes de lo que ellos significan. Trabajamos en equipo y nos exigimos. Estamos en constante actualización y revisión psicopedagógica. Y queremos crecer, como ya lo dije, ordenadamente.

 

El juego de un niño, Hogar Calasanz D.F.

 

Los HC tienen su fundamento en el amor de Dios.

Yo le digo a un niño.

Alejandro tú sabes que te quiero mucho.

Sí.

Y si me dice  “no”,  aprovecho la ocasión para explicarle.

Hijo, tú vales mucho, yo te quiero y deseo lo mejor para ti.

Porque yo quiero lo que quiere Dios. Y dios quiere mucho a los niños. ¿A quién debo querer? 

¡¡¡A los niños!!!

Si tú me permites vamos a caminar juntos

Festejando a la tia Mode , D.F.

 

El niño llega a entender que hay una relación de afecto entre el padre y el niño, entre el tío la tía y el niño. Todas las personas que estamos implicadas hemos de favorecer esta cercanía con el niño. Que él se sienta a gusto, que esté contento porque el ambiente educa y será determinante en la vida y en la proyección de un niño.

Con satisfacción estamos viendo los resultados de algunos jóvenes que van saliendo y se van integrando a la vida de la sociedad. Van con la idea de transformar, de cambiar...

Los jóvenes que han salido de nuestros hogares tienen pasión de transformar la sociedad porque han sufrido, porque han valorado lo que han recibido en los hogares.

Pienso yo que estamos en un momento muy bonito en los HC abriéndonos las puertas y además exigiéndonos para que esta obra llegue en verdad a los más pobres que, pienso  yo, debe ser la pasión de cualquier escolapio o de cualquier joven que esté estudiando en una escuela llevada por los escolapios


 

NOTICIAS.

 
  • El P. Josep Margalef ha sido nombrado coordinador de los HC de la provincia de México. Ya ha convocado a un grupo de religiosos para comenzar a trabajar con él en esta obra educativa tan necesaria e interesante.

 

  • El 29 de marzo algunos escolapios que trabajan en HC realizaron un panel sobre  “niños de la calle” en nuestro colegio de Sta. Ana Chiautempan.

Nos acompañó el P. Juan Antonio Domínguez, asistente provincial, y un público de grupos juveniles, catequistas, padres de familia y profesores interesados.

Gracias al P. Emanuel Suárez Sch.P., director del colegio, por recibirnos.

 

  • Los prenovicios Juan Carlos y José Guadalupe estuvieron del 22 al 31 de marzo en los hogares de Puebla. Han colaborado con el P. Rosalío y su equipo en diversas actividades, apoyándoles con su servicio y aprovechando esta experiencia tan favorable para su formación inicial en la Orden.

 

  • El grupo de Amigos de Hogares Calasanz de Puebla ha organizado un festejo para celebrar el día del niño. Ricardo Serna, su coordinador, ha iniciado recientemente este grupo en el colegio de los escolapios de Puebla (Pereyra).

 

  • El director del Hogar del D.F., Carlos Martínez, ha realizado sus ejercicios espirituales con los monjes benedictinos. Así se prepara para su próxima profesión solemne, su compromiso definitivo en el  servicio de Dios y de los niños en la Escuela Pía.

 

  • El P. Rosalío se prepara para realizar unos estudios de actualización para cualificar su servicio en los hogares. Algunos escolapios de México ya están preparando la suplencia de Rosalío que ya nos traerá nuevas ideas a fin de servir mejor a los niños.

 

 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios