HC12

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

 

Hogares Calasanz

Educación alternativa con los niños de la calle

Provincia Escolapia de México

enero - febrero de 2003

No. 12  Año 2

 

 

 

 

 

  En el próximo número de Hogares Calasanz celebraremos el tercer año de vida de nuestra revista. La fiesta será en la página web que ya estrenaremos gracias a la ayuda del Ing. José Antonio Blanco de Apizaco, Tlaxcala.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

HOGARES: SIGNO DEL REINO

 

Creo no equivocarme al afirmar que todos, alguna que otra vez, hemos pensado que el P. Alejandro García-Durán de Lara, Chinchachoma, era demasiado condescendiente con los muchachos, que a fuerza de quererlos tanto llegaba a debilitar su proceso educativo.

Yo, no solo lo pensé sino que así se lo dije abiertamente varias veces obteniendo la consabida respuesta: “¡tú no entiendes nada!”.

 

Cuanto más tiempo llevo metido en los Hogares más voy entendiendo lo que Alejandro pretendía. El no quiso ser solamente un educador, que sí lo fue, sino que se propuso ser también un discípulo de Jesús y un testigo del Reino de Dios, y también lo fue.

En qué me baso para afirmar tal cosa. Primero en la conciencia clara que tenía él de que la educación “accidental” como es el ir a la escuela, crear hábitos de aseo, aprender a convivir en familia, tener las cosas en orden, cuidar las cosas de la casa... era tarea del tío del hogar más que suya. ¿No sabía él educar estos aspectos? Claro que sí; era maestro titulado y fue director de escuela. ¿Entonces? Cada vez se me hace más evidente, y esto es lo segundo en que me baso para mantener la afirmación que da título a este escrito, que Alejandro quiso ser “signo de algo más” que no podía delegar en sus colaboradores.

 

No es de extrañar, pues, que en la organización y funcionamiento de Hogares se rodeara de “usos y costumbres”, que a primera vista daban la sensación de haber llegado a una casa de locos, a una institución desorganizada y sin principios pedagógicos universalmente aceptados. Es la sensación que todos tuvimos más de una vez. Para entender qué hacía el Chincha, había que aventarse al agua y no pasear por la orilla. Hogares se viven, no se contemplan.

 

Fijémonos en algunas actitudes “incomprensibles e inaceptables” del Choma y comparémoslas con Jesús y su evangelio; verán como empezarán a entender.

Alejandro se topó con unos niños de la calle y no pasó de largo como la demás gente, sino que fue a ellos para ayudar y “salvar”. Pongamos aquí la parábola del buen samaritano de Lc 10, 30-37.

 

Jesús nos empuja a confiar totalmente en la Providencia y Alejandro sigue al pie de la letra el consejo. Pongamos aquí aquello de los pájaros del cielo y las flores del campo (Mt 6, 24-30; Lc 12, 22-34) pasando por aquello de que el Hijo del Hombre no tiene siquiera donde reclinar la cabeza.

 

No en vano pone el nombre de Providencia a sus Hogares y sabe vivir perfectamente sin preocuparse por el mañana (Mt 6, 31-34), y aunque necesita mucho dinero para mantener a sus chavos no olvida no olvida que no debe llevar morral (Mt 10, 9-10; Mc 6, 8-9; Lc 9, 3) para que ni siquiera tenga donde meter las cosas si aparece la tentación de acumular para mañana.

 

La Buena Noticia de Jesús es también la del Chinchachoma: Dios te ama y por tanto te perdona. Como el Buen Pastor va en busca de la oveja perdida y cuando la encuentra la carga en sus hombros, pobrecita, y no hay ni un solo regaño para ella (Lc 15, 1-7); y al igual que el padre del hijo pródigo mantiene el corazón, los brazos y la casa abiertos al hijo que regresa y que lo más probable es que se vuelva a marchar (Lc 15, 11-32) pero como ama sin condiciones está dispuesto a perdonar siete veces siete y más a cualquiera de sus hijos e incluso a sus enemigos. Yo creo que para Alejandro tampoco se perdió ni uno solo de los que el Padre le dio.

 

Al igual que Jesús supo confiar en los que menos solemos hacerlo, como el Maestro Bueno que acogió a la Magdalena (Mt 26, 6-9; Jn 20, 11-18; Lc 8, 2), a Mateo (Mt 9, 9-12; Mc 2, 14-17; Lc 5, 27-32) y al chaparro de Zaqueo (Lc 19, 1-10). Esa confianza de Jesús se cimentaba en el amor, y el amor transformó a estas gentes. Chincha usó la misma metodología.

 

 

Cada vez entiendo mejor que la obra de Hogares no es solamente una tarea educativa sino una clara señal del Reino que ya está en medio de nosotros. Y sólo lo seguirá siendo si seguimos guiándonos por el Evangelio.

 

En los últimos años Chinchachoma vio surgir cantidad de instituciones en pro del niño de la calle y se alegró por ello, pero para nada cambió su manera de proceder pues estaba convencido que su pedagogía no era otra que la del Señor Jesús, del que él era discípulo.

 

Chicha y su obra era un pregonar desde las azoteas que si se pueden vivir las Bienaventuranzas; que los cristianos si podemos ser la sal de la tierra y la luz del mundo (Mt 5, 14). Yo me atrevería a decir que los mismos defectos que como humano tenía servían para resaltar más la mano de Dios que lo asistía y evidenciar que era la Providencia la que sostenía cuidaba y guiaba los Hogares.

 

Qué bueno si nosotros sabemos ser también dóciles discípulos del Nazareno.

 

                                                                       P. Josep Margalef, Sch. P.

Cuadro de texto: P. Reyes con los niños del hogar de Tlalpan en la Casa Provincial de los escolapios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

Comercio justo y microempresas

Más de algún amigo me ha sugerido alguna vez que le entremos con un taller de algo para sostener los Hogares Calasanz. Y ya me voy imaginando a los chavos moviendo máquinas, aceitándolas o empacando mercancías. Sí, así tendríamos un ingreso seguro.

Últimamente me he dedicado a conocer esos asuntos de comercio justo y microempresas. Yo mismo colaboré con la microempresa de una sociedad de jóvenes indígenas de la sierra de Puebla. No era muy difícil llevar y traer café. Mucha gente lo compraba por gusto y por ayudar. Es algo muy interesante pero...

Muchos de los niños que viven actualmente en los hogares Calasanz provienen de familias que les obligaron a trabajar (dentro o fuera de su casa), imponiéndoles una cuota que debían entregar al patrón-padrastro para evitar... ya se imaginarán ustedes. Los chavos de hogares no llegan a hogares por abandonar una familia feliz.

¿Te imaginas –le he respondido a algún amigo- lo que sentirá el niño cuando vea en el hogar un ambiente que le recuerde la casa de la que huyó?

Es cierto, cuando crecen se les permite trabajar. Esto dentro de un proceso organizado y bien reglamentado a fin de  que las primeras experiencias laborales sean para su propia motivación y no para cerrarse a ese aprendizaje vital que algún día tendrán que afrontar.

            Por otra parte es necesario buscar medios más firmes para recaudar fondos. La obra tiene grandes necesidades que no pueden financiarse en eventos que, por definición son esporádicos.

            Me alegra mucho encontrar gente joven entusiasta. Ha sido iniciativa de algunos jóvenes iniciar una microempresa para sostener los hogares. No se trataría de poner a trabajar a los niños sino de hacerlo con jóvenes voluntarios, desde sus mismas casas, dedicando algún rato y con mucho entusiasmo se puede hacer algo.

            ¿Quién desea participar?

            Voluntarios favor de anotarse.

            Gracias.

 

Francisco Anaya Walker, Sch. P.

tio_lobo2@yahoo.com

 

 

 

P. Chalío:

                Reciba un afectuoso saludo y un gran agradecimiento por hacernos la estancia más padre dándonos un poco de su tiempo y atendernos con esmero.

                Pedimos a Dios que día a día bendiga su ministerio sacerdotal y también su ministerio al servicio de los más necesitados como son los niños de los Hogares Calasanz de Puebla que se encuentra a su digno cargo.

                Para este servicio se necesita en verdad muchas ganas de trabajar con ellos teniendo los cuidados que usted les tiene. Se ha dado como un verdadero padre, preocupado y entregado por los niños, buscándoles un mejor porvenir lo que sólo puede hacer un verdadero hombre entregado a Dios por medio del amor al prójimo.

                Gracias P. Chalío y a los Hogares Calasanz por su recibimiento.

Novicios escolapios.

 

 

 

Hogares Calasanz

 

Hogares Calasanz, un ambiente, un lugar y una forma de vivir. Aún así muchas veces se convierte en un rincón, en una porción olvidada dentro de los ruidos del mundo. Mientras uno vive sin preocupaciones hay personas que se encuentran en situaciones difíciles y es más difícil hablar de ello cuando se trata de niños. Aún se puede hablar de situaciones difíciles respecto a nuestros niños en los Hogares Calasanz.

            Esto a la comunidad de noviciado escolapio nos manifiesta que el amor es derramado por el Espíritu Santo en nosotros para compartirlo con todos y, como ministerio, con los niños más necesitados. Nos enseña a ver en nuestro alrededor las carencias de nuestros niños de hogares, sobre todo a no rebuscarle para decir “es que no puedo” o “qué tanto puedo hacer yo”. No rebuscarle porque desde nuestro ambiente hay mucho que hacer.

Por ese sacrificio y por mucho más deseamos al P. Rosalío muy buena suerte y muchas felicidades, esperando sinceramente que Dios lo bendiga.

 

Jorge Moisés Kumul Mac,

novicio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

NOTICIAS

 

Puebla

Pronto llegará de España Noemí Pou quien prestará sus servicios voluntarios en los hogares durante un año. Bienvenida Noemí.

 

También agradecemos la presencia del grupo de jóvenes voluntarios de la universidad de Michigan. Ellos realizarán diversas labores de mantenimiento para nuestras casas.

 

Se han reanudado las actividades de ayuda en tareas y apoyo escolar por parte de los alumnos de la prepa del Pereyra. Dirigidos por su Maestro Ricardo Vázquez Serna los jóvenes estudiantes también han trabajado en la limpieza del terreno de hogares y han sembrado árboles.

 

Los niños y jóvenes de nuestros hogares participan en unos talleres sobre adolescencia, sexualidad, prevención de drogas y otros temas muy interesantes. Estas actividades son organizados por Integración Juvenil.

 

Tlalpan

Nuevamente agradecemos al P. Juan Antonio Domínguez, a la tía Adriana Huerta y a la comunidad del Instituto Fray Pedro de gante por pensar en nosotros. El 27 de febrero organizaron un concierto de música cristianan para ayudarnos.

 

La casa de Tlalpan (Delegación del sur de la Ciudad de México donde está nuestra casa) se encuentra en remodelación. Unos días más de incomodidad por las reparaciones y tendremos una casa más bonita y más segura. Ya se nos caía el techo encima.

 

El Sr. Ray, quien vivió su infancia en los hogares, fue el carpintero encargado de construir un armario para la ropa de los niños. Le deseamos éxito en su oficio.

 

Damos la bienvenida a Eduardo y a Fernando, dos chicos muy buenos que ya son parte de nuestra familia.

 

Durante el mes de marzo los padres escolapios han organizado algunos retiros para los jóvenes que desean optar por la vida religiosa. No faltó una convivencia con los chicos de hogares. Tendremos escolapios muy interesados en la obra de los Hogares Calasanz

 

Marco ya inició sus estudios universitarios al mismo tiempo que trabaja y ejerce funciones de tío con los chicos. Su esfuerzo es admirable.

 

Veracruz

 

Hemos tenido a muchos chicos enfermos, casi todos pasaron por esto. Les deseamos una pronta recuperación a los que todavía padecen resfriados.

 

El  P. Josep Margalef visita cada dos semanas nuestras casas, se reúne con los tíos y con el patronato para aportar alguna orientación.

 

Como es de esperarse los chavos han participado en algunas festividades propias del carnaval. Se han divertido mucho en la rockola.

 

Por fin estrenamos lavadora nueva. Gracias a las personas que nos apoyan hemos podido cubrir esta necesidad.

 

Cuadro de texto: Juan Carlos de Puebla con sus padrinos, familiares del P: Fernando Hernández.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios