HC16

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

 

Hogares Calasanz

Educación alternativa con los niños de la calle

Provincia Escolapia de México

septiembre - octubre de 2003

No. 16  Año 3

Cuadro de texto: www.calasanz.org.mx
Cuadro de texto: informacion@calasanz.org.mx

 

 

 

 

 

 

Cuadro de texto: A esta hora exactamente 
hay un niño en la calle...  

Pobre del que ha olvidado que hay un niño en la calle.
          Mercedes Sosa
 

 

    Y  a esta hora exactamente

   hay un niño en la calle.

 

   Es honra de los hombres

   proteger lo que crece,

   cuidar que no haya infancia

   dispersa por las calles,

   evitar que naufrague

   su corazón de barco,

   su increíble aventura

  de pan y chocolate,

   poniéndole la estrella

   en el sitio del hambre.

 

   De otro modo es inútil;

   de otro modo es absurdo

   ensayar en la tierra

   la alegría y el canto,

   porque de nada vale

  si hay un niño en la calle.

                                                                                       

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Niños de hogares de Puebla

“recibiendo energía”

en las pirámides de Cholula.

  

                                                                                                  2 de noviembre de 2003.

Queridos/as:

Hoy es el día de los difuntos o de los muertitos. En nuestro querido México es un día muy especial. En las casas y en lugares públicos se levantan los altares de muertos en los que no faltan las ofrendas.

 En su hogar lo más seguro es que tengan su altarcito también, y para cuando les llegue esta carta lo más seguro, también, es que ya se habrán comido las ofrendas.

 Ese recuerdo que tenemos de los difuntos debe servirnos para reflexionar un poco. A muchos de los difuntos que recordamos se nos olvidó expresarles en vida lo mucho que les queríamos, lo agradecidos que estábamos por sus favores y paciencia. Y eso no fue justo.

 A veces pienso, mis hijos/as, que la gente pone sus altares de muerto como tratando de remediar lo que ya no tiene arreglo. Expresamos nuestro amor al difunto cuando en vida nunca tuvimos tiempo para demostrárselo.

 Muchachos/as, que su vivir juntos en un hogar, su compartir lo mucho o poco que tienen, su crecimiento personal acompañados por los tíos... no sea sólo un “estar juntos”, un “sentir que alguien camina a mi lado”, sino una gran oportunidad para manifestarnos mutuamente nuestro afecto.

 Recuerdo una película en la que el papá le recuerda siempre a su hija “nunca te vayas sin decir te quiero”.

       Y la muchacha lo cumple con todas las personas con que convive. De corazón dice te quiero a sus papás cuando sale de casa, a sus amigas cuando termina la escuela, a su novio cuando se despiden... No sólo es un manifestar lo que realmente se siente, es también tener conciencia clara de que si no lo digo ahora después puede ser tarde.

 Hace unos días me enviaron un correo electrónico (e-mail en gabacho) con un mensaje que viene muy a cuento con lo que hoy les estoy compartiendo. Es por eso que se lo transcribo aquí:

Ha 

Hoy y no mañana

 

Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos ahora que estoy vivo

y no una noche entera cuando yo muera.

Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo,

y no apoyes tu cuerpo sobre mí cuando yo muera.

Prefiero que hagas una sola llamada ahora que estoy vivo

y no emprendas un inesperado viaje cuando yo muera.

Prefiero que me regales una sola flor ahora que estoy vivo

y no que me envíes un hermoso ramo cuando yo muera.

Prefiero que elevemos al cielo una oración ahora que estoy vivo

y no una misa cantada y solemne cuando yo muera.

Prefiero que me digas unas palabras de aliento ahora que estoy vivo

y no un desgarrador poema cuando yo muera.

Prefiero disfrutar de los más mínimos detalles ahora que estoy vivo

y no de grandes manifestaciones cuando yo muera.

Prefiero escucharte un poco nervioso(a)

diciendo lo que sientes por mí ahora que estoy vivo

y no un gran lamento porque no lo dijiste a tiempo, y ahora estoy muerto...

Aprovechemos a nuestros seres queridos, ahora que están entre nosotros.

 

Hemos de reconocer que el que redactó el mensaje tiene buenas dotes de escritor, pero, mis hijos/as, no se queden en la belleza externa del redactado sino “clávense o húndanse” en la reflexión que se nos propone. 

Un abrazo a todos/as. Les quiero mucho.

 

                                                                                              P. Josep Margalef Isern, Sch. P.

 

 

 

 

 

 

Mejor colaboremos

 

 

 

No se puede respetar el pensamiento del otro, tomarlo seriamente en consideración, someterlo a sus consecuencias, cuando se habla desde la verdad misma, cuado creemos que la verdad habla por nuestra boca; porque entonces el pensamiento del otro sólo puede ser error o mala fe; y el hecho mismo de su diferencia con nuestra verdad es prueba contundente de su falsedad sin que se requiera ninguna otra cosa.

 

Estanislao Zuleta

 

 

 

            El proceso de vida de los Hogares Calasanz se encuentra en su adolescencia.

            Hogares Calasanz se ve al espejo, no se reconoce. Por eso necesita pasarse muchos horas viéndose, indagando sobre sí, conjugando el verbo aceptar, reuniendo los elementos que le integran, probando su fuerza, ¡sorprendiéndose de su propia vitalidad!, comparándose con su imagen de cinco años atrás, provocando interacciones con agentes externos que pueden decirle algo sobre sí mismo... y al final lo que antes parecía externo es más propio de lo que creía.

 

            Su crecimiento vino de pronto. Un día en Río Frío nos veíamos unos cuantos, la última vez la Cabaña Calasanz estaba a reventar. Y lleva su tiempo auto-comprenderse cuando el tamaño ya no es el mismo, cuando la familia está compuesta de muchos miembros más, no sólo un mayor número de chavos en un mayor número de casas, sino también los nuevos integrantes que colaboran en la educación y el crecimiento de los chicos: gente de buena voluntad que ya no cabe en la antigua estructura definida por la ley orgánica que daba consistencia al nacimiento y primeros años del organismo. Hay nuevos actores que deben ser integrados urgentemente en una consideración formal y justa de todos, todas y todo lo que ya es parte de la familia. Al mismo tiempo somos parte de una familia más grande y si no asumimos esto nos morimos, ejemplos de esto sobran.

 

            Al tallo de una planta que germina no se le puede urgir el crecimiento a estirones, sin embargo, a un organismo humano “quinceañero” sí se le puede ayudar a crecer, se le puede dar un pequeño empujón para dejar atrás las actitudes propias de etapas anteriores: negarme a participar, creer que soy propietario de una porción de la obra, creerme mejor que mi antecesor o mi predecesor, que no todos son dignos de mi confianza, que todo coordinador o superior es sospechoso, que hay personas estigmatizadas, que aquí todo va bien, que ahí la llevamos, que aquí sí somos bien fieles al carisma original, que con un discurso me van a creer, que los escolapios jóvenes se desgastan en “este tipo de obras”, que hay “escolapios-de-hogares”, que la casa debe estar siempre  igual de sucia, que esa idea no funcionará porque nunca ha funcionado o que yo tengo la verdad.

 

Este es el momento preciso, la mejor oportunidad, para renunciar enérgicamente a todos los obstáculos que cada uno de nosotros aportamos al no-desarrollo de nuestros Hogares Calasanz y hacer de ellos lo que más favorezca a nuestros chicos: los que viven dentro y los que quién sabe dónde andan, que también son responsabilidad nuestra. Estamos en el tiempo más favorable para ponernos de acuerdo y construir una mejor idea y un mejor proyecto como nos lo exige una visión sincera de la historia que hemos recorrido en estos quince años de tantas presencias constantes y de tantas ausencias de quienes van y vienen como luces intermitentes.

 

            La vitalidad de Hogares Calasanz es envidiable. Cuántas iniciativas de colaboración han surgido en estos últimos años: voluntarios que llegan de todos lados, grupos de alumnos de colegios trabajando para nosotros, el detalle de padres mayores que se organizan para traernos aportaciones desde donde están, exalumnos que toman decisiones vitales apuntando a una propuesta futura para la obra, novicios y prenovicios que entraron a la Escuela Pía por haber encontrado “algo” en estos niños, feligreses de parroquias que en dos misas nos llenaron la despensa,  grupos innumerables que aparecen ofreciendo todo tipo de colaboraciones, un número creciente de hermanos interesados en la vida de la institución, proyectos que brotan como palomitas en las mentes de tanta gente que se identifica con nosotros, las ideas con que nos iluminan los jóvenes que han egresado, la buena voluntad que nos exige crear algo mejor para la obra supliendo los antiguos discursos que sólo nos permitían sobrevivir.

 

            Iniciemos un nuevo intento por reunirnos. No para pasar unas horas juntos que justifiquen la existencia de la obra ante las autoridades. Aquí la mayor autoridad son los chicos de nuestros hogares y en función de ellos trabajaremos para procurarles algo mejor, nos esforzaremos en equipo para aportar lo que favorezca un mejor desarrollo de los Hogares Calasanz y si acaso en una discrepancia nos llega una piedra... usémosla para construir.

 

 

Francisco Anaya Walker, Sch. P.

 

 

 

 

Es tarde

pero es nuestra hora.

 

Es tarde

pero es todo el tiempo

que tenemos a mano

para hacer el futuro...

 

Es tarde pero es madrugada

si insistimos un poco.

 

                                                                        Pedro Casaldáliga.

Cuadro de texto: noticias

 

 

 
 

Veracruz

Con la ayuda de las voluntarias misioneras de la Sma. Trinidad hemos festejado los cumpleaños de Iván, Josué y Jorge.

 

Alí, Esaú y Luis Alonso han tenido sus retiros en la Escuela Calasanz.

 

Celebramos nuestra noche mexicana el 15 de septiembre en la Parroquia de los Picos donde el padre Max dio el grito de Independencia.

 

Pronto tendremos primeras comuniones, están todos invitados.

 

Afortunadamente los niños de nuestros hogares no han sido infectados por la epidemia de la conjuntivitis. Les deseamos una pronta recuperación a las tías y a las maestras que sí les dio la enfermedad.

 

 

Puebla

Recibimos la visita de nuestro coordinador, el P. Reyes Muñoz, quien nos asesoró y nos explicó los proyectos que propone para coordinar nuestro trabajo con los demás hogares y con la Provincia de los escolapios de México.

 

Tuvimos una noche mexicana para celebrar todos juntos la fiesta de la Independencia.

 

Un grupo de matrimonios jóvenes son los encargados de resolver todos los asuntos económicos de nuestros hogares, hasta nos prestan el local de nuestras oficinas. Gracias por ser esta parte tan importante de nuestra familia.

 

 

Tlalpan

 

Lalo ha comenzado a asistir a sus consultas médicas y se prepara para su operación. Le deseamos que le vaya muy bien.

 

Les mandamos un afectuoso saludo y les deseamos un pronta recuperación a la tía Lucha y al tío Manuel. Esperamos poder verlos pronto por aquí.

 

Agradecemos la colaboración de nuestros amigos del Tec de Monterrey que nos dirigen actividades recreativas, artísticas y deportivas todos los martes.

 

Nos preparamos para recibir a los tíos de Puebla y Veracruz en la próxima reunión que celebraremos los días 7, 8 y 9 de noviembre.

 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios