HC20

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

Hogares Calasanz

Educación alternativa con los niños de la calle

Provincia Escolapia de México

No. 20 Año 4

mayo-junio de 2004

www.calasanz.org.mx                                                     informacion@calasanz.org.mx

 

En el desarrollo de cada uno de los chicos está involucrado un gran número de personas que se organizan  para hacer un servicio generoso en los Hogares Calasanz.

No hay aportaciones más valiosas que otras.

Todos los que colaboran son importantes.

Todo el tiempo dedicado a ellos, desde cualquier labor, es bien recibido:

redactar un oficio, asesorar profesionalmente, llevarlos a la escuela, hacerles la comida, atenderlos en terapias, depositar un donativo, dar una clase, ayudar en la tarea escolar, conseguir un pase para un evento,  compartir un verano con ellos, idear mejores condiciones para su crecimiento y recordarlos...

Por eso buscamos organizarnos cada día mejor, compartir nuestras experiencias, nuestros paseos, nuestras reflexiones y nuestros sueños.

Así nos damos cuenta que no estamos solos en el camino, que somos una familia grande que todavía puede crecer más.

Así que invitamos a nuestros lectores a involucrarse en nuestra familia, reciban nuestras noticias, nuestras vivencias y siéntanse parte de esta obra.

Gracias por su generosa participación en esta obra y en otras obras semejantes

             Hogares Calasanz

 

 

Entrevista con un colaborador:

Sr. Salvador Lozano de los Hogares de Puebla

¿Cómo conociste los hogares Calasanz?, ¿cómo llegaste hasta aquí?

(Hace unos siete años recibí una invitación de mi primo, Jorge Torres, que había conocido en algún lugar al P. Rosalío y nos dijo, a mi hermano Alejandro y a mí, si pudiéramos ayudar de alguna manera a los Hogares. Nosotros estamos en el negocio de alimentos tal vez nos decían que podíamos ayudar con producto o alguna otra cosa.

Platicando con Jorge surgió la idea de ir a conocer al P. Rosalío  y nos juntamos un día en una oficina que teníamos. Él nos entusiasmó mucho para que trabajáramos con él y empezamos una aventura que no sabíamos a dónde iba a dar.

Hemos tenido muchas experiencia gratificantes. Y sobre todo tenemos la oportunidad, como laicos, de hacer un trabajo por los demás. Constatamos cómo una obra o una idea se hace como un beneficio a muchas personas, y cómo se juntan muchas voluntades en un proyecto. Cada uno pone un poquito y se puede hacer algo interesante que beneficie a muchas personas.

¿Qué impresión te dio el P. Rosalío?

(El P. Rosalío se me hizo una persona comprometida, franca, que tenía capacidad de entrega por lo que nos estaba invitando. Esto te convence. Si no tienes eso cuando alguien te invita a algún lugar, si la persona que te invita no te da la garantía de a dónde quiere ir, ni de cómo llegar ahí, difícilmente te embarcas. El padre se presentó de una manera sencilla y nos mostró que tenía un problema que quería resolver con alguien que tuviera deseos de compartirlo.

Eso da confianza y da un cierto espíritu. Eso nos hizo que nos prendiéramos con la idea.

¿Qué encontraste en ese primer contacto con los hogares?

(En los hogares había muchas caritas con esperanza y había muchas necesidades. En la primera visita el padre nos llevó, nos enseñó el hogar y vimos que había muchos niños que representaban una esperanza en su mirada inocente. Ellos estaban confiados de la providencia de Nuestro Señor. Y nosotros encontramos que por algo Dios nos estaba poniendo ahí y podíamos aportar algo a lo que esperaban los chavos.

¿Qué misión descubres en los hogares?

(Yo creo que la misión principal de los hogares es formar hombres, formar hijos de Dios, Es una misión concéntrica que abarca muchos aspectos. Por una parte están los chavos, la misión primera y fundamental: apoyarlos animarles, abrirles una esperanza, abrirles las puertas de su sociedad, de su mundo en el que viven.

Por otra parte, está los colaboradores. Los hogares nos dan la oportunidad de ayudar a otros, para poder ayudarnos a nosotros mismos. Es una oportunidad para conocernos, para mejorar, para poder hacer un equipo, para hacer nuevas amistades. Los hogares van dando un beneficio a muchas personas, a muchos que ni siquiera se lo imaginan.

Cuando tú vas y tocas en la puerta de alguien que puede dar un servicio o un donativo, tú le estás llevando la oportunidad de servir a la sociedad y colaborar. Entonces se van derramando muchas gracias y muchas bendiciones a través de las personas que se van comprometiendo y que no a todos conocemos.

Yo conozco a personas que de los hogares conocen poco pero un contacto les ha servido para cambiar, para motivarse y les ayuda mucho en su vida.  Tal vez fue un contacto corto, como una posada o llevar los tamales para alguna fiesta, y con eso tuvieron suficiente para cambiar en su propia vida. Hay beneficios que ni siquiera podemos cuantificar.

¿Qué beneficios te han regalado a ti los hogares?

(Uno no ha tenido la capacidad de respuesta suficiente ante tantos retos. Nos damos cuenta que efectivamente hacemos muy poquito. Sin embargo, es una gran oportunidad de conocernos a nosotros mismos. Los hogares me han dado beneficios muy diversos. Yo soy padre de familia, esposo, soy papá, y los hogares me han dado grandes ratos de reflexión particular, cuando pienso en mi función en la vida. Los hogares me han dado un punto de vista, una aportación que no hubiera tenido de otra manera. Esto se traduce en proyectos, en mejoras en mi vida, en esa labor cotidiana, diaria, de ir a la oficina, de ir a trabajar, de regresar a la casa, de tratar a la familia. Y los hogares te aportan una perspectiva del mundo que te ayudan a ser más feliz y de dar felicidad a los que te rodean. También te dan la oportunidad de colaborar con tu sociedad y de conocer a otras personas, y conocer la generosidad que muchas veces nosotros regateamos y limitamos.

Desde luego que los hogares me han dado más de lo que yo he podido dar y me han dado una gran lección sobre quienes tienen un gran corazón y me ayudan a aspirar a ser un poco como ellos.

También me han dado la oportunidad de conocer a San José de Calasanz, su carisma, su aportación al mundo. No es fácil de cuantificar. Se te da, se te queda y te beneficiará toda la vida.

¿Qué pedirías a los escolapios?

(A los escolapios les pediría mucha compañía. Como laico se necesita guía, exigencia, una comunidad con proyecto, que te ayude a saber que en el trabajo que realizas tiene trascendencia, tiene profundidad. Mucho compromiso con la educación , con la evangelización y mucha exigencia a la parte en que nosotros nos comprometemos.

Cuéntanos alguna experiencia que sea muy significativa para ti.

(En las épocas de navidad. Por un lado es palpable ver la felicidad de los niños por la época, pese a sus carencias, y eso te da una gran lección de amor. Y también ver la oportunidad de mucha generosidad de quienes se acercan. No es la navidad de centro comercial, no es la navidad de película que a veces estamos acostumbrados a ver. Eso me ha dejado mucho.

 

 

 

 

 

 

                        Niños de los hogares de Veracruz

 

 

Crónica de un paseo familiar                     

Tía Cande, Tlalpan

Viernes 28 de mayo.

Hogar Calasanz de Tlalpan, D.F.

Por la noche nos reunimos en la sala del hogar para clasificar por tallas las playeras que nos han hecho favor de enviarnos desde Apizaco. Las playeras llevan impreso el dibujo que le P. Carlos Fragoso nos regaló.

Juntamos la comida en la comida y revisamos que no falte nada para mañana. Seremos anfitriones y queremos compartirles lo mejor a nuestros amigos de Veracruz y Puebla.

Extendemos una manta en el patio, repartimos crayolas de colores a los niños, y cada quien colorea una letra de la pancarta de “Hogares Calasanz” que vamos a llevar como distintivo en la celebración de mañana.

Sábado 29

7:30

Llega la micro que nos llevará a la Basílica. Todos ayudan a subir la comida, la tía Claudia sale a buscar los palitos de la pancarta y, de repente, ya están todos arriba. No hay tiempo que perder. Vamos chofer.

8:10

En el camino algunos van cantando. Otros no quieren cantar y se dedican a jugar durante todo el trayecto. Todos van divirtiéndose mucho.

Es un problema encontrar estacionamiento al llegar a la Basílica, después de dar muchas vueltas decidimos bajar con los niños mientras Héctor y la tía Bety buscan dónde se puede quedar la micro. Vemos un camión de la Universidad Cristóbal Colón, ahí van los chavos de los hogares de Veracruz.

11:00

Al llegar a la Basílica se reúnen todos los chavos de Puebla, Veracruz y Tlalpan. Les repartimos sus playeras y se ve lo grande que ya es nuestra familia.

Logramos ganar un buen lugar dentro de la Basílica para la misa y hasta nos hacemos de nuevas amistades con las demás personas de distintos colegios y parroquias que participan en la celebración.

Al terminar la misa la reunión es en la puerta 6. Hay oportunidad para alguna visita, para comprar algún recuerdo y nos volvemos a reunir para continuar con nuestro convivio.

Nos dirigimos a los juegos del bosque de Chapultepec.

El P. Rosalío nos regala refrescos. Los prenovicios y el P. Javier se dedican a preparar el agua.

A las tías les toca partir las teleras (en chilango), tortas (en poblano) o michas (en jarocho) y se siguen con la preparación de la comida.

Nos reunimos para la oración, para la comida y a seguir jugando.

Los grandes se dedican al fucho y los chicos juegan con los tíos.

Después de un largo rato de juegos el P. Reyes reparte los premios: pelotas, juegos de mesa, trompos, perinolas, yoyos y muchas cosas más. El P. Rosalío les regala un balón a nuestros chavos y dedicamos un rato para agradecimientos y despedidas.

La tía Bety comparte dulces para todos y llega el momento de volver a casa.

Los de Puebla inician su viaje de regreso y los de Veracruz, con todo y el frío que sienten en nuestra ciudad, nos acompañan hasta Tlalpan. La comunidad del prenoviciado se encarga de hospedarlos pero antes tenemos un rato para convivir, platicar, descansar y cenar con ellos en nuestro hogar. Todavía hubo energías para jugar un rato más hasta la hora de dormir.

La participación en la peregrinación de los escolapios a la Villa fue, como siempre, una experiencia muy bonita.

Cada vez se nota una mejor relación entre los chavos y los tíos de distintos hogares. Los chavos ven a los tíos de otros lugares como sus propios tíos.

Estamos compartiendo cada vez más como familia.

Esperamos tener más convivencias como ésta pues nos hemos divertido, hemos compartido muchas cosas y nos ha ayudado mucho a todos.

 

Del 26 al 30 de abril tendremos una reunión, en Veracruz, con los escolapios de México y de otros lugares, para tratar temas relacionados con nuestros hogares y otras obras semejantes.

Muchas gracias a todos los hermanos escolapios, principalmente a nuestros superiores, que están apoyando la realización de este evento.

 

Un Mensaje de tia Reyna ( Hogares de Puebla)

 

 

 

 

 

En septiembre, primero Dios, cumplo cuatro años de convivir con los niños. Ha sido una experiencia muy especial el saber y sentir que puedo amar a los niños como hijos propios y ser parte de su formación en el momento en que se encuentran.

Los niños nos brindan su cariño. También con sus detalles pequeños pero a la vez tan grandes y de un valor incalculable para mí, porque es hecho con sus manitas pequeñas, sus palabras bonitas, un “te quiero tía” de parte de ellos para mí es muy hermoso.

En sus caritas veo que la vida es bonita, también en sus risas, en sus juegos y hasta en sus enojos.

Me da mucho gusto cuando veo que la comida que les preparo la toman con agrado y están contentos. Me siento con una responsabilidad de prepararles algo nutritivo, que les ayude a estar fuertes y sanos.

Me siento muy contenta cuando veo que por las mañanas los niños esperan mi llegada para preparar el desayuno y es una muy buena forma para darme entusiasmo para seguir adelante y atenderlos mejor cada día.

Los quiero mucho a todos.

 

Noticias

 

PUEBLA

Tuvimos primeras comuniones de Gonzalo, Eduardo, Juan y Toño. La misa en San Baltasar y luego comimos juntos en el hogar de los pequeños.

Terminaron la primaria Eduardo, Alejandro García, Julio, Isidro, Francisco y Rosario. También Miguel terminó la secundaria. Celebramos a todos ellos el balneario Agua Azul, donde el Sr. Miguel Díaz Barriga nos recibe siempre generosamente.

Han llegado voluntarios de España para ayudarnos: Jorge, David y Judit. También nos está apoyando el tío Tello (de México) que estará con nosotros hasta agosto.

Durante el verano tenemos excursiones y recorridos en empresas, fábricas y en Áfricam Safari.

TLALPAN

El 19 de junio tuvimos la  celebración de la Primera Comunión de los tres Lalos: José Eduardo, Eduardo Martínez y Eduardo Javier. La misa fue en la Tlalcoligia y después nos recibieron en la comunidad del Juniorato para la comida.

Terminaron la primaria Gonzalo, Santiago, Javier. Tuvimos la ceremonia en la escuela Héroes de Chapultepec de la Tlalcoligia, donde el Prof. Gonzalo nos apoyó mucho. En la misma escuela Adrián recibió su diploma de primer lugar. Muchas felicidades.

Para nuestros festejos hemos tenido la visita de tíos, vecinos, amigos y padrinos de los chavos. También estuvieron con nosotros algunos chavos que han salido como Fernando, Wilvin y Seve.

Iván y Héctor ya terminaron la secundaria. Ahora continuarán sus estudios en el CETYS y en el CONALEP, respectivamente.

VERACRUZ

Salieron de la primaria Enrique, Alfredo, David y José. Todos ellos estudiaron en la Calasanz.  Horacio terminó sus estudios de secundaria. Toño y Rafa ya terminaron el bachillerato.

Agradecemos a todos los que nos ayudaron para el viaje a la Ciudad de México: a la Universidad Cristóbal Colón y a la comunidad del Prenoviciado. Después del paseo a la Ciudad de México estuvimos en Puebla en el balneario Agua Azul.

El 10 de mayo festejamos a las tías. Hubo pastel y refrescos.

El 5 de mayo tuvimos un paseo con todos los chavos en la playa de Chachalacas. Nos divertimos mucho en las lanchas y en la banana.

Festejamos los cumpleaños de Esaú, Enrique y Santiago.

 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios