HC32

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

 

   
   

Anónimo.

Ahi lo que guste.

El final de las vacaciones, como en toda familia, implica un cierto descanso pues los niños estarán ocupados en la escuela, además es motivo de esa gran emoción que causa verlos avanzar un grado más.

  Pero el regreso a clases también implica gastos de uniformes, cooperaciones y la lista de útiles escolares.

   Afortunadamente no falta alguien que se aparezca en el hogar por esta temporada con el propósito de apoyar en esta necesidad de cada año.

   Especialmente damos las gracias a Hilda Tejada Téllez de México, a Mimí Pumarada de Apizaco, a María Duque, a Raúl y a sus alumnos de Zaragoza, España. 

Dios los bendiga.

 

   
Mural en el metro de la  Ciudad de México  

 

Mi experiencia en hogares

 

Hola, soy Angélica López Romero Tía de Hogares Calasanz Puebla. Llegué a los hogares a finales de noviembre del 86, estuve 10 años como voluntaria y regrese hace más de un año por invitación del padre Rosalío. Vivo en casa “Sn, José” con los mas grandes.

A lo largo de estos años he tenido experiencias agradables y desagradables, voy aprendiendo cada día cosas nuevas pues me queda claro que lejos de dar, recibo y eso me da fortaleza, para continuar con mi compromiso en la obra de Hogares.

Vivencias son muchas; recuerdo cuando los encontré a todos drogándose y no sabía qué hacer,  otra vez que  se empezaron a pelear y uno de ellos sacó un cuchillo para defenderse, o cuando en un día de reyes les llegaron  bicicletas y aprovecharon para irse varios del hogar y no volvimos a saber de ellos, buena experiencia no? Cuando estuvimos en el hospital por que atropellaron a uno de los chiquitos y del que se cayó del árbol y se fracturó el brazo ¡Oh qué momentos tan difíciles! pero  también hay muchos momentos de alegría, como las vacaciones en la playa, los juegos en la casa, la guerra de dulces, las salidas al parque a jugar fut bol, las idas a la escuela  Calasanz caminando, los viernes de cine,  las fiestas de fin de curso escolar, los campamentos en Río Frío, los días de campo con los niños del coro y sus familias, las competencias el las albercas del DIF y las posadas para finalizar el año.

  Me llena de satisfacción  ver como algunos de esos niños se han hecho hombres de bien, algunos siendo esposos trabajadores y responsables, dando un buen ejemplo como padres de familia , otro que se destaca en los estudios y muy pronto se va a España a estudiar un doctorado, y del que esta ahorrando trabajando mucho para tener su micro empresa de repostería, y de los que me dieron la oportunidad de entregarlos en un altar a quien será su esposa,( dos), pero la alegría mas importante sin lugar a duda que tengo es la oportunidad de vivir con los niños y jóvenes todo esto.

    Sé que el camino no es fácil pero estoy convencida que bien vale la pena compartir mi vida con los chavos de hogares, hasta que Dios quiera y me indique otro camino a seguir.

Tía  Angélica.

 

Canción para un niño en la calle

  Música de A. Ritro
  Fragmento del poema de A. Tejada Gómez

A esta hora exactamente hay un niño en la calle,

hay un niño en la calle.
 
Es hora de los hombres proteger lo que crece,
cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
evitar que naufrague su corazón de barco,
su increíble aventura de pan y chocolate,
poniéndole una estrella en el sitio del hambre;
de otro modo es inútil, de otro modo
es absurdo ensayar en la tierra la alegría y el canto,
porque de nada vale si hay un niño en la calle.
 
A esta hora exactamente hay un niño en la calle,
hay un niño en la calle.
 
No debe andar el mundo con el amor descalzo,
enarbolando un diario como un ala en la mano
trepándose a los trenes, canjeándonos la risa,
golpeándonos el pecho con un ala cansada;
no debe andar la vida recién nacida,
precio de la niñez arriesgar,
una estrecha ganancia porque entonces
las manos son inútiles fardos
y el corazón apenas una mala palabra.
 
A esta hora exactamente hay un niño en la calle,
hay un niño en la calle.
 
Pobre de que ha olvidado que hay un niño en la calle,
que hay millones de niños que viven en la calle
y multitud de niños que crecen en la calle;
yo los veo apretando su corazón pequeño,
mirándolos a todos con fábula en los ojos,
un relámpago trunco les cruza la mirada
porque nadie protege esa vida que crece
y el amor se ha perdido, como un niño en la calle.
 
A esta hora exactamente hay un niño en la calle,
hay un niño en la calle.

 

 

 

 

 

                                              La Hora del Fucho en el Dépor.

                                            Hogares Calasanz de Tlalpan, D.F.

 

 Una vez por semana se reúnen todos los chavos del hogar con su tía, su tío y/o el director para tratar diferentes asuntos relacionados con la vida de su mismo hogar. Es una oportunidad para dialogar, para aclarar problemas, para convivir y para buscar juntos todo lo que pueda ayudarnos a crecer.

Desde hace algunos años el P. Josep Margalef envía constantemente una carta para apoyar la reflexión que se realiza en estas juntas. Damos a conocer una de estas cartas.

  

 

27 de agosto de 2006.

Queridos todos:  
   

La mayoría de los coches tienen cinco velocidades y con esto es más que suficiente para su buen desempeño. Yo creo que las personas para correr satisfactoriamente por la vida con cuatro velocidades pueden lograr el éxito y ser felices. Digo sólo cuatro velocidades, pues descarto la reversa ya que no es bueno ir hacia atrás en la vida. Si a las “marchas” o velocidades les llamamos “acuerdos”, esos son los que te llevarán por la vida de una manera confortable:

 Los Cuatro Acuerdos

1.                 No Supongas

No des nada por supuesto. Si tienes DUDA, aclárala. Si SOSPECHAS, pregunta. Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que no tienen FUNDAMENTO.

2.                            Honra Tus Palabras

Lo que sale de tu boca es lo que eres tú. Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo; y si no te honras a ti mismo, no te amas. Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces. Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3.                            Haz Siempre lo Mejor

Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada.

4.                            No te Tomes NADA Personal

Ni la peor OFENSA. Ni el peor DESAIRE. Ni la más grave HERIDA. En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de él y no tuyo.

 Estas tres frases puedes utilizarlas como el aceite o lubricante de la caja de velocidades de tu vida:

 "Cuando miremos con ojos de niños, tal vez entenderemos como es este juego de vivir y evolucionar "

 “El amor es la mejor música en la partitura de la vida. Sin él serás un eterno desafinado en el inmenso coro de la humanidad“. (Roque Schneider)

 "Ámame cuando menos lo merezca, ya que es cuando más lo necesito" (Proverbio chino)

 Por supuesto, mis hijos, que si a estas cuatro velocidades “elementales” que tiene cualquier carro le puedes añadir unas cuantas más y hacer que tu coche sea un bólido de fórmula uno, mucho mejor.

  


 

Un abrazo a todos,

                                                                            Josep Margalef Isern, Sch. P.

                                                                            Escolapio 

 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios