HC36

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

Hoy ofrecemos a nuestros lectores una carta de alguien que vivió su infancia y adolescencia en los Hogares Calasanz:  Narno Enoc Rosas, desde España, comparte ahora su experiencia con los chavos de nuestros hogares a quienes nunca olvida.

Los Hogares Calasanz son una obra de los escolapios de México, pero también hay otras obras escolapias para atender a los niños en otros contextos, en otras naciones y en otras circunstancias. La experiencia que el Eloí nos comparte desde Bolivia puede ayudarnos a darnos cuenta que no estamos solos: esto es una gran oportunidad y un gran compromiso para apoyarnos mutuamente entre instituciones.

¿Y de dónde se sostiene todo esto? El P. Fernando Hernández, provincial de los escolapios de México, nos explica cómo podemos colaborar con esta obra en una nueva estructura de desarrollo que ha comenzado a funcionar.

Expresamos nuestro agradecimiento, de parte de la familia Calasanz, a todas las personas que, con su apoyo y su amistad, nos han permitido llegar hasta este momento. En esta ocasión enviamos un cariñoso saludo y una sincera felicitación a la Dra. Tila María Pérez Ortiz, tía Tila, directora del Instituto de Biología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México). ¡Que Dios le bendiga!

 

Hola de Nuevo a todos:

Primero que nada les saludo platicándoles que son las 2 de la mañana por aquí y estoy trabadísimo haciendo un trabajo del Doctorado, y entre que se me van las ideas y que quiero seguir escribiendo, pues a ratos les escribo a Ustedes y a ratos le seguiré con mi trabajo.

Al ver o hablar con Diego, Lalo, Oscar, Rosario, Julio, el Shreck (se me fue su nombre), o el mismo Alejandro García (que cada vez se anima menos a ser él mismo y trata de parecerse o de seguir a otros), me voy dando cuenta de que son el fruto de unos Hogares que ya no solo van curando niños y dándoles opciones, sino que son el resultado de unos Hogares Calasanz que quiere a sus niños, y que con eso va formando seres cariñosos y con los valores que tiene cada uno de estos muchachos grandes tan respetados y admirados por mi. Es díficil echar unos años atrás y verlos niñitos, cuando les daba sus cocos o me los llevaba a pintar mi casa o cortar los árboles y hacíamos palomitas o carnes asadas, y hoy todos ya casi unos hombres a los que les cuesta dejarse guiar por la gente que les quiere, y que pareciera que intentan a veces alejar el cariño de la gente (creyendo tontamente que es lástima), cuando hacen tonterías como robar o drogarse o simplemente dejar de ir a la escuela o creerse líderes por tonterías como ponerse al tu por tu con la tía o el Padre. Y sin embargo son grandes por dentro, y son nobles, y valen y valen mucho más de lo que ellos mismos creen, y de repente realizan actos como los de Diego al comprar el DVD (jamás en mi historia de Hogares he hecho algo tan grande, ni recuerdo alguien que lo haya hecho), y demuestran con actos su grandeza. Cuando escucho eso y les veo y les recuerdo siendo unos chamacos y poniéndose rebeldes porque les daba sus cocos, es cuando entiendo al padre Rosalío que no los corre a pesar de las tonterías que hacen. Y con todo y eso, ya saben que yo si los mandaría al choris nais si siguieran haciendo babosadas, pero no tengo la grandeza ni la paciencia del Padre.

 Pues qué más les digo??? Que ojala sigan los grandes dando grandes ejemplos, que esto de los estudios es un solo paso pero que lo más importante es que sean felices, que yo soy feliz haciendo esto y desmañanándome estudiando libros y libros, y que esto me sirve cuando estoy en un salón de clases tratando de pasarle a mis alumnos esto que voy aprendiendo, y además me ha dado la oportunidad de estar aquí en España y poder conocer otros lugares del mundo e ir a echarme mis chelitas cuando no tengo tanto trabajo y haber conocido a mi novia y tener una familia que me adora, en fin, este es un camino que a mi me gustó, pero hay otros muchos más caminos buenos a seguir para SER FELIZ, y que esta debe ser la meta más importante en su vida. La lana llega sola o a veces no llega (mírenme), pero lo que viven y lo que experimentan todos los días siendo felices con lo que han elegido hacer de su vida es algo que nadie les quita, y si lo hacen bien seguramente llegará una lanita como respuesta.

             Esa es una idea que quiero que les quede muy clara muchachos, tracen caminos buenos de su vida, uno o varios, que tengan que ver con el estudio o con el trabajo o con su familia o con lo que quieren hacer de adultos y ya fuera de hogares, y hagan todo lo que esté en sus manos para llevarlos a cabo. Después de que hacen eso Dios es el que decide el mejor camino, si nos quita una opción es porque no era lo mejor, y vayan entonces a la otra opción, y ya verán como las cosas se empiezan a acomodar. Pero la felicidad no está en CONSEGUIR lo que se quiere, la felicidad está en el camino que recorran para conseguirlo, en todo el esfuerzo que le pongan, dejando de lado si lo consiguen o no. Ya que lo hacen, se dan cuenta que solo es una cosa más, pero lo importante es todo el caminito que han recorrido para lograrlo, lo que les va a hacer tenerse la confianza para hacer una cosa nueva, y así se dan cuenta que en poco tiempo van como la hormiguita, haciendo un montón grandecito de pequeños logros.

Hay un último sueño que les voy a contar después de decirles lo verdaderamente importante de haber logrado mis sueños, uno a uno: El estudiar inglés, el estudiar en el Pereyra, el tener mi depa, el hacerme de un carrito, el hacerme socio de un despacho, el venirme a Europa.

            Como ven, lo maravilloso no es el sueño en si ni los montoncitos pequeños que vamos avanzando, sino el mirar atrás y recordar como nos ha costado años de esfuerzo y como a base de sueños hemos llegado a realizar pequeñas cosas. Eso es lo importante muchachos, no lo material, es decir, no importa ni que tengan un carro o no lo tengan, que tengan una carrera o no la tengan, que tengan su propio negocio o no lo tengan, sino el esfuerzo que hagan para conseguirlo. Cuándo le dan la importancia que se debe a ese esfuerzo, se miran en el espejo y sonríen felices, porque ha valido la pena, porque son Ustedes, Diego, Lalo, Oscar, Bernardo (Shreck), Julio y Rosario, quienes han logrado hacer ese montoncito. SE VEN A SI MISMOS, Y SE DAN CUENTA QUE SON EL RESULTADO DE SUEÑOS QUE TUVIERON, QUE INTENTARON HACER REALIDAD, Y QUE LOS LLEVA HASTA ESE LUGAR QUE MÁS ADELANTE ALGUNOS DE LOS PEQUEÑOS OCUPARAN.

             Pues nada más, el sueño que les decía tengo desde los 10 años que no he hecho aún y que quiero hacer y seguiré avanzando por lograrlo, es ser un grande de hogares, ser aquel a quien los chicos admiren y quieran ser como él. Cuándo era chiquito veía llegar a los grandes y los veía y los admiraba y quería ser como ellos, quería ser así de admirable y admirado. No se si lo logre algún día, pero seguiré echando mi esfuerzo, y les pido también a los grandes que se esfuercen por ser eso, el grande al que los chicos vean con los ojos bien abiertos de admiración, porque los chiquitos los vean y sepan que, aunque los regañen, a su lado están bien porque los protegerán, esfuerzence porque cuando estos chiquitos se refieran a Ustedes quieran ser así de Buenos o de grandes. Creo que están más cerca Ustedes de lograrlo, sobretodo si siguen haciendo cosas como las que hace Diego, así que no duden en seguir haciendo cosas buenas de su vida para llegar a hacer realidad ese sueño que yo tengo, y que quiero compartir con Ustedes para lograrlo juntos, o para que Ustedes lo logren por mí.

             El sueño a corto plazo es mi boda, pero de eso les hablo en otra ocasión. Es un sueño personal del que sin duda van a ser Ustedes parte y estarán ahí echándome porras o ayudándome a escapar en la puerta de la Iglesia, es un sueño que no me imagino sin Ustedes cerquita.

 Pues ya son las 4 de la mañana y me quedé escribiendo. Yo tengo ganas de seguir aunque sea de vez en vez escribiéndoles algo, ojalá me puedan decir si quieren que les escriba de algo en específico, de mi admiración y cariño por la tía Angélica y el Padre Chalío, de mis cuates del Hogar, de las veces que me corrieron del Hogar, de como logré que me quisiera mi familia actual (otra de las cosas que recibí estando en Hogares), o si ya no les escribo más rollotes y dejo a los grandes que tiren la HUEVA en vez de ir a Junta (eso es broma). H

Un abrazo.

Enoc

 Reflexiones desde un Internado Campesino

Eloi Antonio de Jesús, Sch. P.

         Hola queridos lectores de la revista Hogares , deseo de corazón que Dios bendiga sus caminos e inspire en ustedes la perseverancia en tan meritoria obra escolapia.

Tal vez pareciera extraño que en una revista destinada a un proyecto como Hogares se publique un artículo referente a un internado campesino en Bolivia, y pues hasta cierto punto tienen razón, pues el trabajo en una y otra obra es muy diferente. Sin embargo, comparten un aspecto esencial, una labor educativa de tiempo completo, pues tanto en el internado como en los hogares los chicos comparten la mayor parte de su vida con los profesores encargados y con los tíos, además de las distintas relaciones que los chicos establecen entre ellos, mismos que enmarcan sus procesos personales de crecimiento.

He tenido la oportunidad de laborar un año en Bolivia, dentro de un internado campesino situado en la cordillera de los Andes, a más de 3500 mts de altura; y en las siguientes líneas quisiera aprovechar este medio para plantear un par de reflexiones que tanto en el internado como en los hogares pueden servirnos para crecer.

En el internado convivíamos a diario más de 80 personas (1 director, 3 profesores, un portero y una cocinera, y un promedio de 75 chicos y chicas indígenas Quechuas y Aymaras). En un día común las actividades comienzan a las 6 de la mañana con el levanto general para ir a correr; al regreso teníamos un rato de aseo personal y aseo del internado, para después tomar un ligero desayuno (3 panes y un poco de lo que en México llamamos atole), y salir a la escuela. A la 1:30 de la tarde comíamos, y el tiempo de la tarde lo repartíamos entre estudios, deporte y tiempo libre, tan necesario para los chicos. En la noche cenábamos, (papa, arroz y macarrón fue nuestro menú principal, acompañado a veces de pollo, ensalada o huevo), después teníamos un rato de estudio, y a dormir.

Ahora bien, con tantos chicos y un horario que buscaba ser lo más completo posible, se presentaban diferentes retos, por ejemplo el seguimiento personalizado de los procesos particulares de los chicos, que explico a continuación. Todo proceso educativo y de crecimiento es siempre personal, por lo mismo una de las prioridades y reto en el internado fue acompañar a cada chico en su proceso particular de trabajo a nivel educativo, humano y espiritual; el reto mayor, que en momentos tornábase en impotencia para los profesores, se daba al trabajar con un grupo tan grande de internos y tan pequeño en profesorado; A diferencia de los hogares, pues al contar con el apoyo de voluntarios y presentar grupos reducidos de trabajo, tienen una ventaja en cuanto al trabajo personalizado con los chicos.

Es fundamental, si se pretende acompañar y ayudar a los chicos en su proceso de crecimiento, que dichos procesos puedan ser llevados desde un nivel grupal a un nivel individual. En nuestros ambientes tratamos con seres humanos, cada uno con sus características propias que los hacen ser únicos e irrepetibles; pareciera muchas veces que es más fácil tratar con el grupo, más aún cuando la cantidad de chicos es mayor, ya que de esta manera se agilizan muchas actividades, por ejemplo, establecer un horario para comer permite organizar mejor la distribución de los alimentos, y por lo mismo una repartición equitativa. Sin embargo esto no es suficiente, el darle de comer a los chicos puede quedarse en algo superficial como estar ahí y no estar, todo depende del grado de acercamiento que podamos tener con cada uno en el momento de servir los alimentos, y comprender que no le estamos dando de comer a “los chicos del internado”, sino específicamente a Pamela Mamani, a Roberto Huarachi, etc... a quien tenemos enfrente no es al grupo, y no merece que lo tratemos siempre como tal, sino que tenemos delante de nosotros chicos y chicas únicos, a quienes debemos amar, comprender, respetar y corregir en su individualidad.

El voluntario que no se esfuerza por conocer a cada uno de los chicos desde su realidad particular, es un burócrata que realiza un servicio con un sentido que puede profundizar mucho más. Seamos voluntarios que formen personas, no grupos de anónimos.

Otro reto indispensable a resolver, y que muchas veces por la rutina o el tedio perdemos de vista, es la seria obligación que tenemos de mantener un buen y sano humor (respetando, claro está, los momentos que por razones pedagógicas requieran seriedad). Los horarios cargados y rutinarios, los ambientes pesados que se generan en el internado (no se diga en los hogares), y muchos otros factores no pueden, ni deben imperar en nuestros ritmos de vida, como seres humanos tenemos la capacidad de decidir, y por lo mismo, de decidir por lo que nos haga más felices y en consecuencia más felices a los demás... “vivamos con la seriedad con la que juega un niño”, y creemos ambientes de trabajo alegres y sanos, pues así los procesos de crecimiento serán más naturales y en mayor confianza. La alegría también genera confianza. No por esto, como ya dije anteriormente, dejo a un lado la importancia de corregir y de castigar, según el grado del acto cometido por el chico; confrontar a los chicos con la realidad es un aspecto indispensable en los procesos de crecimiento, ya que si no ayudamos a los chicos a responsabilizarse por sus actos, tampoco fomentamos su crecimiento.

Por último sólo quisiera decir que para mí, el sentido pleno se encuentra simple y sencillamente en la capacidad que tenemos para amar a los chicos y chicas, en el pleno sentido de la frase. Pues donde hay AMOR, no falta NADA. H

La Fundación Calasanz

P. Fernando Hernández Avilés, Sch. P.

 Inicios de la Oficina de Procura de Fondos

Una gran inquietud que tenemos es atender con mayor calidad, a través de nuestro carisma educativo, a los niños y jóvenes con menores recursos. Sabemos la gran necesidad que existe en nuestro país y en toda América de personas que lleven este espíritu de orientar a la juventud a través de la educación.

Una gran limitante a veces son los fondos económicos y los recursos humanos para el desarrollo de este tipo de obras como son: internados de niños indígenas, hogares para niños de calle, escuelas en barrios populares, alternativas educativas, etc. Más allá de las instituciones clásicas como las que tenemos en México que en, su mayoría son particulares para sectores de clases medias.

Por eso es importante en nuestra Orden organizarnos para poder desarrollar este tipo de proyectos en toda América. Habrá dos niveles de estructura: Una oficina interamericana de procura de fondos, Calasanz Young Foundation, coordinará todos los proyectos de América, su sede legal está en E.E.U.U. y su sede operativa en México. Ésta coordinará las oficinas locales que desarrollaran sus trabajos desde sus propias sedes.

No sólo se trata de buscar dinero. También buscaremos el voluntariado, la búsqueda, selección y formación de las personas que deseen colaborar en estas obras. Esto ya lo hemos visto en Brasil, Venezuela, Bolivia, etc. en donde llegan laicos, principalmente europeos, que aportan uno o dos años de su vida en escuelas de barrios, misiones, hogares, etc.

Todo esto significa mayor organización para atender mejor esas realidades que existen en México y en toda América.

 Ventajas para la niños con esta nueva organización

            El escolapio y todas las personas dedicadas a la educación quedan ahora liberadas para desarrollar su labor. Ya no perderán tiempo, como antes, en la búsqueda de donativos. La oficina ya se encargará de las campañas y todo el trabajo necesario para sostener las obras.

            Los educadores ya no tendrán que salir a buscar pan, ni leche, ni cuadernos, como ustedes hacían antes.

 Ventajas para la necesaria relación entre distintas obras escolapias

            La primera ventaja para esta relación es el mutuo conocimiento. Muchas veces nuestras obras están metidas en su propia problemática particular y no conocemos lo que sucede en otras obras de la Escuela Pía. Esto nos permitirá hacer consciencia del ministerio que realizamos en otros ámbitos. Queremos que los niños, sus profesores y todas las comunidades educativas conozcan otras realidades. Para esto abrimos un espacio de colaboración y participación, ya sea con aportaciones económicas, o bien, lo más importante que es el voluntariado. Muchos maestros y alumnos, desde pequeños, expresan deseos de poder servir a quienes necesitan más y quieren comprometerse. La oficina nos va a permitir, una vez conociéndoles, ofrecerles diferentes posibilidades de colaboración.

            Además de los hogares tenemos también la inquietud de desarrollar una secundaria popular en Puebla donde se puedan ofrecer herramientas de trabajo a los muchachos y así conectar el trabajo de la escuela con los hogares. Además, en la provincia de los escolapios de México estamos trabajando en la propuesta de la fundación de una obra en un ambiente rural. Habrá muchos espacios más para apoyar. A través de la oficina los conocerán.

 Procesos y personas

            Ha sido un proceso lento. Creo que no estamos acostumbrados en la Escuela Pía a este tipo de estructuras. Hemos concretado en la formación de un equipo que coordina el trabajo con un representante de cada región, sur, centro y norte: P. Antonio Marco en Argentina, P. Rodolfo Robert en Costa Rica y quedé yo en México. También tenemos la presencia del P. General por ser una estructura de Orden y el ecónomo general, P. Vicente Climent. Y como la oficina matriz está en E.E.U.U. hemos visto necesario que el provincial actual, P. Mario Vizcaíno, también colabore con nosotros como lo ha venido haciendo el P. David Powers.

            Para efectuar la conexión entre las oficinas locales tendremos un taller en la Universidad Cristóbal Colón de Veracruz del 1 al 3 de octubre. Ahí empezaremos a ver la estructura de cada proyecto, cómo se configura la oficina central, como vamos a trazar las líneas de comunicación, la elaboración de la primera base de datos, qué proyectos van a ser apoyados por las oficinas. Nos ha asesorado en este año y medio el Lic. Daniel Yaufé.

 A las personas que trabajan en hogares

            Les pido que sigan empeñándose en la entrega a los pequeños. Es importante revisar siempre la calidad de nuestro trabajo.

La parte más importante que yo siento que dan la mayoría de los que están ahí es el amor. Ya el Chinchachoma insistía que el amor es la dosis que no puede faltar cuando estamos con estos niños. Pero no solamente el amor, también es necesario tener conocimientos de las necesidades de los pequeños, cualificarnos para poderlo apoyar, formarnos en asuntos pedagógicos y psicológicos para que los niños puedan crecer y curar las heridas que han tenido en su vida, que puedan enfrentar el mundo con lo que logren aprender en los hogares.

 A los lectores de este número de Hogares Calasanz

            Queremos que sigan con entusiasmo conociendo nuestra obra. Nosotros nos comprometemos a ofrecerles información periódicamente. Les invitamos a que juntos hagamos un equipo para lograr desarrollar nuestra obra y podamos llegar a todos esos niños que aún están esperando que alguien llegue a ofrecerles lo que otros ya encuentran en nuestra obra.

 A los niños que leerán esto

            Los queremos, nos preocupamos por ustedes. Estamos trabajando para que ustedes puedan ser felices pero también les pedimos que le echen ganas. Que pongan de su parte, que obedezcan a las personas que los cuidan, que ayuden estudiando, portándose bien, queriendo a sus tías y tíos. Siempre van a recibir de ellos el amor que necesitan.  H

 Para donativos, informes, comentarios y ofrecimiento de servicios voluntarios

www.calasanz.org.mx

Puebla:

Tel. y fax: 294 1870 y 294 1856
calasanz_puebla@hotmail.com
Cuenta: 0135504643 BBVA

Bancomer Sucursal Dorada CRO504

 

D.F.:

Tel. 5513 1716
Fax: 5655 3361
Cuenta: 5204 1637 7744 0990
Reyes Muñoz Tónix
Banamex
hogarescalasanzmexico@yahoo.com.mx

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios