HC38

 

hc1 HC2 HC3 HC4 HC5 HC6 HC7 HC8 HC9 HC10 HC11 HC12 HC13 HC14 HC15 HC16 HC17 HC18 HC19 HC20 HC21 HC22 HC23 HC24 HC25 HC26 HC27 HC28 HC29 HC30 HC31 HC32 HC33 HC34 HC35 HC36 HC38 HC39 HC40 HC41 HC42 HC43 HC44 HC45 HC46 HC47 HC48

 

¿Cómo educamos en los Hogares Calasanz?

Frecuentemente hay personas que se interesan en el funcionamiento de los Hogares Calasanz. Algunas preguntas frecuentes son:

¿Son un internado?, ¿son orfanatos?, ¿tienen escuela ahí?, ¿hasta que edad están ahí los chavos?, ¿los ponen a trabajar?, ¿cómo los preparan para la vida que les espera al salir de los hogares?, ¿les imponen su religión?

Los Hogares Calasanz, desde luego, cuentan con un plan para guiar su labor. No se trata sólo de “guardar” o “proteger” niños y adolescentes en unas casas de “asistencia”. Por eso, las personas dedicadas a la educación de los chicos reciben una capacitación especial y se reúnen periódicamente para enfrentar los retos que surgen cada día.

Un documento importante para orientar esta labor se llama “Criterios comunes a las obras de Hogares”. De todo el documento aquí sólo damos a conocer algunos elementos tomados de la parte que hace referencia a seis de las actividades formativas de los hogares: La escuela, las tareas escolares, la recreación, el deporte el quehacer en el hogar y, algo muy importante, la junta del hogar. Los criterios para la realización de estas actividades se organizan en cuatro etapas, las cuales tienen que ver con la edad, el tiempo de permanencia de los chicos en la obra y el grado de madurez de cada uno.

El documento es útil para la vida de los Hogares Calasanz pero, en más de algún caso, algunas personas lo han aprovechado para la educación de sus propios hijos y para la organización de su vida familiar.

Actividades formativas

ESCUELA:

La actividad escolar siempre ha ocupado un primer plano en nuestra labor educativa, pues en ella el niño no sólo se instruye sino que aprende a vivir en sociedad, al tiempo que se da cuenta que es una persona “normal” como las demás (con frecuencia se consideran “diferentes” por lo que han vivido y sufrido).

 Los Hogares de Puebla y Veracruz tienen una gran ventaja al disponer de una escuela popular Calasanz que admite a todos los niños de Hogares y que la comunidad educativa (maestros, alumnos, padres de familia) los aceptan tal como son.

PRIMERA ETAPA:

La asistencia a la escuela es fundamental. Incluso aquellos niños, que por la razón que sea no pueden asistir a la escuela pública o privada, ni a la “escuela puente” deben tener actividad escolar en el propio hogar, con los tíos o con alguna persona voluntaria. Nadie está dispensado de esta actividad.

SEGUNDA ETAPA:

Para los muchachos de esta etapa se supone que ya hemos tenido tiempo de conseguir sus papeles oficiales y por tanto ya pueden acudir a una escuela externa a Hogares. Caso de que alguno siguiera con dificultades para que lo admitieran en la escuela, ya sea por la edad, ya sea por seguir careciendo de documentos, seguirá su proceso de aprendizaje de la misma manera en que lo había venido haciendo en la etapa anterior. La escolarización sigue siendo fundamental y obligatoria.

TERCERA ETAPA:

En esta etapa los muchachos ya tienen 16 años y por tanto edad legal para trabajar. Lo normal es que empiecen a trabajar por turnos (o medio tiempo) y sigan estudiando, ya sea en escuela “normal” en uno de los turnos matutino, vespertino o nocturno (depende de las horas del trabajo), o a través del Instituto Nacional de Educación de Adultos (INEA).

Es probable que nos encontremos con muchachos que no gusten del estudio o que de plano no estén capacitados para ello. Ya no los vamos a obligar a seguir estudiando. Pero si no estudian deben trabajar algunas horas y obligatoriamente capacitarse para el trabajo, ya sea en talleres propios de Hogares, ya sea en centros dedicados a dar este tipo de capacitación.

CUARTA ETAPA:

En esta etapa su actividad principal es el trabajo remunerado y a tiempo completo. Sus estudios son opcionales y condicionados a que no interfieran con sus obligaciones laborales.

 

TAREAS ESCOLARES:

PRIMERA ETAPA:

El ocuparse en la realización de las tareas escolares, aparte de acrecentar las habilidades adquiridas en la escuela y reforzar los conocimientos aprendidos,  va creando en el niño hábitos de orden en su horario y sentido de responsabilidad ante sus obligaciones. Es por esto que se considera fundamental esta actividad en esta etapa.

SEGUNDA ETAPA:

Se mantiene la obligatoriedad de cumplir con las tareas escolares.

TERCERA Y CUARTA ETAPAS:

Si el muchacho ha optado por seguir estudiando, en el sistema que sea, seguirá con la obligación de cumplir con las tareas escolares que le asignen. El trabajo no puede ser excusa para no hacerlas.

RECREACIÓN:

PRIMERA ETAPA:

El tío del hogar de esta etapa debe fomentar mucho la recreación. El niño debe sentirse a gusto en el hogar de lo contrario pasará más tiempo en la calle que en la casa (y si no se le permite salir del hogar la situación empeorará) y fácilmente nos dejará. Hay que organizar juegos de mesa, rentar películas apropiadas, paseos todos juntos... Y sobre todo dejar que el niño sea niño e invente sus propios juegos.

SEGUNDA ETAPA:

A estas alturas el tío ya no debe preocuparse tanto por “preparar” la recreación; por la edad de los muchachos incluso puede ser contraproducente. Hay que permitir que sean ellos mismos los que encuentren la que a ellos más les satisface. Sin embargo para mantener el sentido de pertenencia a un grupo y que el hogar es una familia, una  vez a la semana tendrán una actividad recreativa en la que participarán todos los integrantes del hogar.      

TERCERA Y CUARTA ETAPAS:

En estas etapas del proceso educativo procuraremos que en las actividades recreativas haya una gran presencia de eventos artísticos y culturales, como visitas a museos y exposiciones, asistencia a conferencias, conciertos y teatro.

El hecho de que las actividades artísticas y culturales estén priorizadas en las dos últimas etapas no significa que no deban existir en las dos primeras.

 

DEPORTE:

La actividad deportiva desempeña un gran papel en la educación de nuestros niños y muchachos en una doble vertiente: por un lado, el ejercicio físico contribuye al crecimiento y desarrollo sano y armónico del cuerpo, por el otro, el jugar en un equipo enseña a pensar en el grupo más que en uno mismo, que lo que uno no puede hacer solo sí se puede conseguir con el apoyo de los demás,...

PRIMERA ETAPA:

Procuraremos que el deporte esté muy presente en esta etapa pero cuidaremos mucho de que no sea de competición. Queremos borrar de la mente del niño la clasificación de las personas en “perdedores” y “ganadores”; la competencia engendra agresividad y ellos ya cargan bastante provisión de la misma como para que se la sigamos fomentando. Pueden jugar a muchas cosas incluso en equipos, pero no buscaremos saber quién gana, sino que todos han jugado y han pasado un muy buen rato.

SEGUNDA ETAPA:

Ahora sí fomentaremos el deporte en equipo y obligatoriamente cada muchacho deberá participar. Más que el ejercicio físico, lo que nos importa en esta etapa es que el muchacho aprenda a actuar en equipo y a pensar en el conjunto (y a admitir la autoridad del entrenador). Esta práctica deportiva en equipo puede realizarse incorporándose el muchacho a un equipo ajeno a Hogares, pero en este caso el tío supervisará el cumplimiento de esta obligación.

TERCERA Y CUARTA ETAPAS:

La práctica deportiva seguirá siendo obligatoria en la tercera etapa, pero en la cuarta será solamente opcional.

QUEHACER EN EL HOGAR:

El quehacer son todas estas actividades normales en una casa, como barrer, trapear, sacar la basura, ir por las tortillas, acomodar las cosas, tender las camas, limpiar los cristales...

El tío del hogar asignará a cada residente un quehacer y mirará que lo cumpla de acuerdo a lo exigido en cada etapa.

PRIMERA ETAPA:

No hay que olvidar que los niños de nuevo ingreso no tienen, por lo general, ningún hábito de orden y aseo doméstico. Por lo tanto sería muy tonto exigirles algo que no tienen. En esta etapa la tarea principal será la de generar estos hábitos de aseo y orden en la casa. El tío deberá ser el modelo. Los niños tienden a hacer lo que ven que hace el tío. Tendremos que ser muy flexibles a la hora de ver que cumplan con su quehacer. Medio año antes, sin embargo, de que termine esta etapa el niño deberá haber adquirido ya, de una forma aceptable, estos hábitos.

SEGUNDA ETAPA:

En la segunda etapa ya no habrá flexibilidad en la exigencia de que cumpla con su aseo de la casa o quehacer.

TERCERA Y CUARTA ETAPAS:

En estas dos etapas además de la obligatoriedad de cumplir con el aseo o quehacer de la casa se les pide colaboren en el mantenimiento menor del hogar. Como todos ellos están asistiendo (o han asistido) a talleres (capacitación para el trabajo), algunos saben ya algo de plomería, herrería, electricidad, carpintería... deben de ayudar, en la medida de sus habilidades y destrezas ya adquiridas, a mantener las instalaciones de la casa, como es poner un contacto donde el tío les pida, cambiar un apagador descompuesto, renovar el empaque de una llave, colocar un vidrio que se ha roto, reparar un fuga de agua...

 JUNTA DE HOGAR:

Para todos los que trabajamos en Hogares es de sobra conocido que uno de los pilares de nuestro método educativo es la Junta de Hogar, pues es el lugar donde dialogamos, nos escuchamos, reflexionamos, nos conocemos, nos ayudamos y donde sembramos la simiente de la cosecha del mañana.

 Dada su importancia su periodicidad es semanal y la asistencia es de rigurosa obligatoriedad en todas las etapas.

Fotos: Niños de Hogares de Puebla y D.F. con P. Rosalío y tío Oscar

en la clausura del jubileo de los 450 años del nacimiento de San José de Calasanz.

Nos comparten una experiencia desde España:

Proyecto “Un lugar para la esperanza”

         El día 10 de septiembre, lunes, comenzó en la casa natal de S. José de Calasanz el proyecto “Un lugar para la esperanza” que reúne, en estos momentos a siete adolescentes inmigrantes, de diversos países.

Dentro de este proyecto se van a impartir unos cursos de restauración de cocina y de camarero. Su duración aproximada será de unos cuatro meses y va destinado a adolescentes, principalmente inmigrantes, o españoles en situación de riesgo y que estén dentro de un determinado perfil, a partir de 16 años hasta 19, que han terminado de cursar la ESO o que desean estudiar algún curso breve que les permita incorporarse al mercado laboral de una forma rápida.

Este primer curso durará hasta navidades. En enero se tiene previsto que comience el segundo curso y hacia mediados de abril el tercero.

        La idea de este proyecto nació de la fundación “Suma Humanitae”. Junto con ellos la Escuela Pía de Aragón y la fraternidad Betania le hemos ido dando forma y elaborando el proyecto educativo a lo largo de casi un año y medio. Ha colaborado también con nosotros la fundación “Federico Ozanam”.

Este año tiene una especial importancia para todos los escolapios. La celebración del 450 aniversario del nacimiento de Calasanz ha marcado y sigue marcando la vida y actividades a lo largo de este año 2007. Desde un principio los escolapios nos quisimos hacer esta reflexión: En este año jubilar que estamos celebrando, ¿por qué no hacer una obra especialmente significativa, con los jóvenes más desfavorecidos de nuestra sociedad? Y esta obra, ¿no la podemos llevar a cabo en la propia casa de San José de Calasanz?  . La respuesta fue inmediata y con  la mano puesta en el arado, un equipo de personas nos pusimos en marcha y comenzamos a soñar, a pensar y a elaborar este proyecto que ahora os presentamos.

La idea del mismo es, como hemos reseñado anteriormente, realizar cursos de ayudante de cocina y de camarero. Cursos breves que permitan, una vez terminados los mismos, poder encontrar un puesto de trabajo. Se han comenzado conversaciones por parte de personas de la fundación “Suma Humanitae” con determinadas empresas del mundo de la hostelería, que están dispuestas a dar un primer puesto de trabajo a los chicos que vayan superando los cursos de una forma satisfactoria y que tengan todos sus papeles en regla.

Las obras del nuevo Hogar que albergue a todos los jóvenes que participen en los cursos están bastante avanzadas. La antigua granja de  nuestra casa de Peralta de la Sal  se está transformando en un hermoso edificio para acoger a todos ellos. Una cocina grande y espaciosa se está construyendo para desarrollar de una manera más adecuada los cursos. De forma que cuando estén terminadas las obras puedan participar del proyecto un número más elevado de alumnos.

La semilla está echada. Algo que parecía difícil de llegar a comenzar, ya está en marcha. A todos nosotros se nos invita a que cuidemos con amor y con esmero esta obra que estamos seguros que Calasanz está bendiciendo desde el cielo.

Q   Queridos todos:

           Estamos ya a las puertas de Navidad. Y la Navidad siempre ha sido un acontecimiento muy importante en Hogares. ¿Por qué?
 
           Pues porque la donación de amor que Jesús hace de su propia persona es la luz que nos proponemos seguir y el objetivo principal a alcanzar por todos nosotros.
 
           Jesús era rico y se hizo pobre para estar con los pobres y enriquecerlos.
 
           Jesús dejó las comodidades del cielo y fue a dar a un establo donde lo encontró la gente sencilla, los pastores, los escogidos por Dios para que experimentaran la alegría de estar junto a Él.
 
           Jesús dejó la seguridad de la gloria y en la tierra encontró quienes querían matarlo siendo niño. Tuvo que escapar al extranjero para salvar el pellejo.
 
           Jesús en su humildad nos regaló el regalo más grande que podíamos imaginar y esperar: ser hermanos suyos e hijos de Dios.
 
           Y esto es lo que los mayores, los tíos y tías, nos proponemos hacer en Hogares.
 

           Salir de nuestras estructuras y comodidades e ir a convivir con los sencillos y pobres de las calles y baldíos para compartir con ellos lo poco o lo mucho que tenemos, principalmente nuestra propia persona.

 
           Compartir los riesgos, dolores y penas de los niños de la calle o de los que viven un infierno en el seno de su propia familia.   
 

           Y todo eso para que, a imitación de nuestro maestro Jesús, les podamos acompañar en su crecimiento, les ayudemos a sanar sus heridas, les restituyamos la dignidad humana que les arrebataron, les empujemos a que se valoren como seres humanos únicos e irrepetibles, les invitemos a saborear la dulzura de saberse amados por Dios y experimentar que son sus hijos, les enseñemos a perdonar a los que los lastimaron o siguen lastimándolos. En definitiva, a descubrir que “a quien Dios tiene nada le falta”; a saber verse de la misma manera como Dios nos ve y a mirar el mundo como Dios lo mira.

 

           Esto es el Espíritu de la Navidad y que me encantaría que lo descubrieran bien pronto. Que les sobrasen las lucecitas, el árbol, las tarjetas navideñas... Navidad es muchísimo más que esto.

 

           ¡Ojalá los Hogares se mantengan firmes en el camino que parte de Belén y llega a las calles, y fieles al estilo de Jesús de acercarse a los humildes y necesitados para enriquecerlos con su persona! 

 
Mis hijos ¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD A TODOS!
 

     Un abrazo a todos.

 

Josep Margalef Isern, Sch. P.

 

Para donativos, informes, comentarios y

ofrecimiento de servicios voluntarios

www.calasanz.org.mx

Puebla: D.F.:
Tel. y fax: 294 1870 y 294 1856 Tel. 5513 1716

calasanz_puebla@hotmail.com

Fax: 5655 3361
Cuenta: 0135504643 BBVA Cuenta: 5204 1637 7744 0990
Bancomer Sucursal Dorada CRO504

Reyes Muñoz Tónix

 

Banamex

 

hogarescalasanzmexico@yahoo.com.mx


 

Para mayores informes con relación a HOGARES CALASANZ favor de contactar informacion@calasanz.org.mx

Principal | Calasanz | Chinchachoma | La calle | e-Revista | Comentarios | Ver comentarios